cabecera

Los sistemas BRASELI están destinados a la conducción de agua caliente y fría a presión en el interior de edificios, y a la conducción de combustibles gaseosos a una presión máxima de 5 Bar.

 

Los usos más frecuentes son:


Instalaciones de fontanería: agua fría y agua caliente sanitaria.


Calefacción por radiadores en sistemas monotubo y bitubo.


Calefacción por suelo radiante y frío por suelo.


Climatización.


Instalaciones receptoras de gas.


Instalaciones industriales, agrícolas y ganaderas.